Tres empresas han denunciado a Google ante la Comisión Europea por supuestas prácticas que atentan contra la libre competencia.

La denuncia formal fue presentada por la firma británica Foundem, dedicada a la comparación de precios; Ejustice.fr, de Francia, especializada en temas judiciales y Ciao! subsidiaria de Microsoft, dedicada a compras.

Argumentando competencia desleal, Foundem asegura que los algoritmos de búsqueda de Google están programados para quitar relevancia a su sitio en los resultados de las búsquedas realizadas en Google. Esto se debería a que el propio buscador vertical de Foundem compite directamente con Foundem. Una argumentación similar ha sido presentada por ejustice.fr.

Google, por su parte, admite que los resultados no pueden ser perfectos, aunque agrega que la clasificación de los resultados es un reto contínuo. Todo el sentido del algoritmo en cuestión es presentar a los usuarios los resultados más relevantes para ellos, según Google.

El gigante de las búsquedas dice tener nada en contra de los buscadores verticales, y que los supuestamente malos resultados que Foundem obtiene en su sitio se deben exclusivamente a que esta no ha optimizado su sitio para buscadores. Google respalda sus opiniones citando un informe de la empresa eConsultancy, donde se indica que otros buscadores verticales tienen mucho mayor éxito.

En lo relativo a Ciao, Google dice haber tenido una excelente cooperación con la empresa hasta que esta fue comprada por Microsoft. Desde la compra, Ciao ha estado enviando una serie de quejas por las prácticas comerciales de Google, primero a la entidad alemana Bundeskartellamt y posteriormente a Bruselas.

La investigación de la UE está en una etapa inicial y no es seguro que derivará en medidas concretas contra Google.

Anuncios