El sitio de intercambio de archivos Rapidshare ofrecerá películas y música en venta a los usuarios que intenten descargar versiones pirateadas del mismo material.

Para la mayoría de los usuarios de Rapidshare no es un secreto que desde el sitio es posible descargar material pirateado, para gran frustración de las industrias discográfica y cinematográfica.

Como resultado de las contínuas presiones de ambas industrias, Rapidshare ha puesto en marcha un nuevo sistema que aspira a convertir en compradores a los usuarios que usan su servicio para descargar contenidos gratuitos.

En concreto, Rapidshare dirigirá los usuarios que buscan películas y música pirateada a una tienda en línea, ofreciéndoles los mismos títulos para compra directa.

En su sitio, Rapidshare informa que su intención es crear alianzas con la industria del entretenimiento con el fin de diseñar nuevos modelos que quiten interés a la piratería. “Uno de tales modelos es dirigir a los usuarios hacia contenidos legítimos disponibles desde nuestro propio sitio, y comercializados por los titulares de los derechos”.

Rapidshare agrega que el sistema fue instaurado a comienzos de año y que ha sido bien recibido por los usuarios. “Nuestra impresión es que muchos usuarios no pueden distinguir entre contenidos pirateados o legítimos, pero que de todas formas prefieren descargar el material desde un sitio confiable y seguro, en lugar de correr el riesgo de verse involucrados en actividades de piratería”, concluye Rapidshare.

En 2009, Rapidshare, con base en Suiza, se vio por primera vez en la mira de la industria discográfica, luego que un álbum de James Hetfield, vocalista de Metálica, fuera presentado en Rapidshare un día antes del lanzamiento oficial.