A escala mundial

Un uso más inteligente y eficiente de la tecnología podría reducir las emisiones en un 15 por ciento, lo que supondría un ahorro estimado de 500.000 millones de euros para el año 2020.

Según el informe de la organización The Climate Group titulado “Smart 2020: Hacia una economía sostenible en la era de la información”, la tecnología es responsable del dos por ciento del total de emisiones de CO2 a escala mundial.

El estudio, llevado a cabo por los consultores de gestión McKinsey & Company, muestra que mientras la huella de carbono de las TIC –el 2 por ciento- será el doble en 2020, estas tecnologías tienen el potencial de maximizar la eficiencia energética dentro y fuera de su propio sector y poder reducir así el 15 por ciento de las emisiones en otros sectores de actividad.

En este sentido, Fernando Egido, Country Manager de Brocade España, afirma: “En el CPD, los costes de mantenimiento y la consiguiente emisión de CO2 dependen de unos factores como el diseño, la configuración de los servidores, el cableado, el soporte del generador, el aire acondicionado, etc. Una alimentación y refrigeración eficientes son el gran reto pendiente”.

Fuente: Brocade.

Anuncios