“Argumentación disparatada”

Catedrático de la prestigiosa Universidad de Harvard difiere de las conclusiones de la industria cinematográfica sobre las pérdidas que le ocasiona la piratería de películas.

El catedrático Fritz Foley, de la Universidad de Harvard, EEUU, participó en una audiencia organizada por la Comisión de Comercio Internacional de EEUU (USITC), sobre el efecto de la piratería china en las ventas de la industria cinematográfica estadounidense. Foley, quién también es redactor asociado de Journal of International Economics, recomendó a USITC tener cuidado al usar información aportada por la propia industria ya que éstas tienen un incentivo en “hacer que las pérdidas parezcan muy, muy grandes”.

Refiriéndose a la argumentación de la asociación de la industria cinematográfica estadounidense (MPAA), en el sentido que cuando una persona compra o descarga una película pirateada se está perdiendo una venta, Foley dijo que “no hay evidencia alguna que sugiera que una persona que compra un disco pirateado en la calle, a un precio muy reducido, pagaría entre seis a diez veces más por comprar el producto legítimo”.

Según Foley, la argumentación de la industria cinematográfica, al aducir pérdidas de miles de millones de dólares es “algo disparatada”.

Peter Yu, director del Centro Jurídico de Propiedad Intelectual en la Escuela de Derecho de la Universidad Drake, EEUU, sustentó la argumentación de Foxley, aunque desde otro ángulo. A juicio de Yu, la venta de películas pirateadas en China ha contribuido a diseminar ideales democráticos en ese país. Yu señala que si en China solo hubiera disponibilidad de copias originales de películas estadounidenses, estas serían fuertemente censuradas por las autoridades.

Fuente: Studio Briefing