“No fue debido a presiones políticas”

Wikileaks fue expulsada de la protectora y robusta nube de Amazon.com, que ahora explica sus razones.

La decisión de Amazon de revocar el contrato de hospedaje a Wikileaks un día después de iniciado fue interpretada como un resultado de presiones del gobierno estadounidense.

Ante esta situación, Amazon.com ha sentido la necesidad de explicar las razones que habrían motivado la revocación del contrato entre Amazon Web Services (AWS) y Wikileaks. En una nota de prensa, la empresa desmiente que la causa haya sido presiones políticas, aunque no niega haber sido objeto de las mismas.

Agrega que la causa tampoco fueron los ataques DDoS masivos de que ha sido objeto Wikileaks en los últimos días, y que según algunas versiones han alcanzado los 10 GB por segundo de bombardeo de datos. Al respecto, Amazon.com recalca que cuenta con las herramientas y conocimientos necesarios para neutralizar tales ataques.

La causa real, según Amazon.com, sería que Wikileaks habría infringido las condiciones de uso de AWS, en la cláusula referida al control de los derechos del material publicado en AWS. “Está claro que Wikileaks no es propietaria de los documentos que ha publicado”, escribe Amazon.

Asimismo, Amazon se refiere a las consecuencias que puede tener la publicación del material. Al respecto, indica que “es improbable que el material publicado por Wikileaks haya sido editado en forma tal que proteja la integridad y seguridad de personas inocentes. De hecho, organizaciones de derechos humanos han escrito a Wikileaks pidiéndoles prudencia con la identidad de defensores de los derechos humanos, ya que éstos pueden ser perseguidos por sus autoridades”.

Según Amazon, la inobservancia de lo anterior; es decir, de la seguridad de terceros, también constituye una infracción a las cláusulas de AWS.

Anteriormente, la organización Reporteros sin Fronteras escribió que Wikileaks había actuado “con irresponsabilidad increíble” al incluir los nombres de afganos colaboradores de las Fuerzas Armadas estadounidenses entre la documentación filtrada desde su sitio.

Anuncios