Filtraciones de Wikileaks

El grave ataque cibernético dirigido contra Google en 2009 habría sido encargado por las más altas esferas del gobierno chino.

El diario El País, asociado a Wikileaks para la publicación de cables diplomáticos estadounidenses, esribe que dos miembros del Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista Chino -máximo órgano de mando del gigante asiático- dirigieron el ciberataque lanzado contra Google a finales de 2009, un incidente que causó graves tensiones entre Estados Unidos y China.

La información habría sido revelada por un familiar de un miembro del Politburó después de que Google denunciara el ataque, según atestiguan los cables secretos de la Embajada estadounidense en Pekín.

El asunto, aclara sin embargo la fuente, fue “100%” político y no constituía una simple escaramuza para favorecer a los competidores chinos de Google en la pugna por el control del enorme mercado interno. Agrega que el procedimiento es ilustrativo de otras acciones similares emprendidas por Beijing contra administraciones y empresas extranjeras.

El ataque, según denunció Google el pasado 12 de enero, fue muy sofisticado y logró acceder a propiedad intelectual sensible de la empresa y violar los correos electrónicos de algunos disidentes chinos usuarios de Gmail. Posteriormente se supo que al menos otra treintena de empresas estratégicas estadounidenses de los sectores de defensa, químico y tecnología de la información fueron víctimas de ataques en la misma oleada. Entre ellas destacan Intel, Northrop Grumman, Motorola, Dow Chemicals y Adobe Systems. La ofensiva -denominada Operación Aurora- empleó diferentes técnicas para acceder a códigos fuente e información reservada, pero muchos expertos consideraron en las semanas posteriores que eran obra de un mismo autor.

En marzo de 2010, Sergey Brin, co-fundador de Google, llegó a comparar la represión china con la desaparecida Unión Soviética.

Fuente: El País