Antes de su despegue

El formato 3D no funciona y jamás lo hará, comenta Rogert Ebert, conocido crítico de cine.

Ebert ha escrito un comentario titulado “Por qué 3D no funciona y jamás lo hará”, donde argumenta que la tecnología tridimensional nunca se convertirá en un éxito en cines.

“Es ridículo pretender que la gente pagará extra para ver una imagen empeorada, que además confunde al cerebro”, escribe Ebert. El debate comenzó con la crítica de cine escrita por Ebert después del estreno de “Green Hornet”. Después de calificarla de total bodrio, comenta que “Por cierto, es una producción en 3D. Mientras más veo de este proceso, más convencido estoy de que es una forma de hacer que la gente pague más por ver una imagen más oscura”.

Las apreciaciones de Ebert son secundadas por Walter Murch, quien ha trabajado en producciones como “Apocalipsis ahora” y “El Paciente Inglés”. Murch describe algunos aspectos de la tecnología 3D, señalando que la imagen siempre será más oscura que la versión normal en 2D.

Sin embargo, el mayor cuestionamiento de Murch es que el procesamiento de la imagen es laborioso para los ojos y el cerebro. “El espectador es obligado a enfocar los ojos en los elementos que el cineasta decide. Si el espectador intenta mirar otra cosa recarga aún más sus ojos”. Según Murch, hay espectadores que sienten dolor de cabeza después de transcurridos 20 minutos de una película 3D.

“3D provoca un efecto para el que 600 millones de años de evolución no nos han preparado. Es un problema relevante, que no puede ser solucionado con la tecnología actual. La única solución surgirá cuando tengamos acceso a imágenes 100% holográficas”.

Walter Murch considera que el formato 3D en realidad está creando una mayor distancia con la experiencia cinematográfica, ya que en lugar de incorporar al espectador a la acción, le recuerda constantemente que está presenciando un espacio tridimensional.

Robert Ebert interpreta los comentarios del conocido cineasta como una confirmación de que el formato 3D en cines está condenado al fracaso.