Continúa la crisis

El escándalo que sacude a la japonesa Sony parece no tener fin. La empresa admite que desconocidos sustrajeron los datos de nuevos 25 millones de usuarios, que se suman a los 77 millones anteriores.

Antes de Semana Santa, Sony fue víctima del mayor robo registrado hasta ahora de datos de clientes de un servicio online. Sin dar explicaciones, la empresa suspendió los servicios PlayStation Network y Qriocity. Pasaría una semana completa antes que Sony admitiera la situación.

100 millones de cuentas afectadas
La madrugada de hoy, Sony admitió que 25 millones de cuentas han sido afectadas por una intrusión separada, mediante la cual se sustrajeron los siguientes datos:

* Nombre
* Dirección
* Teléfono
* Dirección de correo electrónico
* Sexo
* Fecha de nacimiento
* Identificación para inicio de sesiones
* Contraseña

El ataque en cuestión habría tenido lugar el día anterior a la intrusión masiva mediante la cual desconocidos se apropiaron de los datos de 77 millones de usuarios. Según Sony, el problema fue detectado durante la investigación de la intrusión inicial.

Aparte de ello se habrían comprometido los datos de una base de datos antigua, creada en 2007, que contenía los datos de 23.000 tarjetas de crédito. Estas cuentas corresponderían a usuarios de Austria, Alemania, Países Bajos y España.

PlayStation Network y Qriocity continúan fuera de servicio y Sony no está en condiciones de garantizar cuando serán reiniciados. Según sus propias previsiones, parte de los servicios estarían disponibles durante esta semana.

La situación representa una grave crisis para Sony. Expertos en derecho pronostican demandas masivas en contra de la empresa, tanto de usuarios, empresas de tarjetas de crédito y autoridades de protección al consumidor.

Fuentes: Wall Street Journal y Washington Post