SugarSugar

Una vez más, Apple enfrenta dificultades con sus procedimientos de certificación de aplicaciones para App Store. En esta oportunidad, la empresa de Stev Jobs habría aprobado una aplicación que permite a mujeres prostituirse.

Apple, que mediante su política puritana no permite en App Store aplicaciones que muestren senos desnudos o o literatura emergente que contenga contener pasajes “obscenos” habría aprobado la aplicación SugarSugar, herramienta que pone en contacto a “hombres generosos” con “mujeres con necesidad de dinero”.

Según los creadores de la aplicación, el programa estará disponible a partir del 1 de junio desde su propio sitio y mediante iTunes para iPhone, iPod touch, iPad, Android y BlackBerry.

No puede haber duda alguna del propósito de la aplicación y el “modelo de negocios” de sus creadores. La empresa intenta atraer mujeres con la siguiente frase: “Mujer: despídete de tus preocupaciones de dinero”. Los hombres, en tanto, son seducidos con la frase: “Hombres: el único sitio donde hay más mujeres que hombres, en una proporción de 8-1”.

En el blog de la empresa se despejan todas las dudas posibles, al señalar que la aplicación permite “sexo fantástico con chicas desinhibidas”.

El denominado estilo “sugar” (azúcar) es descrito de la siguiente manera por la empresa: “Para hombres generosos que quieran malcriar; y mujeres dinámicas que busquen apoyo financiero para pagar sus cuentas, o que simplemente busquen una vida excitante”.

Según la empresa, la aplicación permite a las parejas encontrarse mediante el sistema GPS: “La nueva aplicación basada en la posición geográfica del usuario permite vincular a Sugar Daddies con Sugar Babies de una forma discreta, sin afectar su vida cotidiana”.

En caso de ser efectiva la información de los creadores de Sugar Sugar, Apple estaría enfrentando un problema de credibilidad, debido a su estricta política en torno a temas eróticos o sexuales en App Store.

Anteriormente, Apple ha aprobado una aplicación homófoba denominada Gay Cure, que según sus autores fomentaba un “comportamiento sexual compatible con la fe”. Como resultado de una campaña de protesta, Apple se vio forzada a retirar la aplicación de App Store.