Por publicitar medicinas

Los estadounidenses que buscan en Google información sobre sus enfermedades y síntomas ven frecuentemente aparecer anuncios de “farmacias” online. Esta publicidad le ha costado 500 millones de dólares a Google.

En muchos casos, los anuncios llevan a sitios que ofrecen productos no afectos a receta médica. Sin embargo, también se ofrecen medicamentos que en Estados Unidos deben por ley ser recetados por un médico, pero que en el país donde se encuentra la “farmacia online” no están regulados por la misma normativa.

Algunos países tienen además leyes insuficientes o incluso inexistentes para la venta de medicinas legales. A menudo los vendedores tienen su base en México o Canadá, y dirigen sus anuncios a usuarios que se conectan a Internet con IP estadounidense.

En 2009, Estados Unidos se propuso poner fin al tráfico de medicamentos a través de sus fronteras. Clausurar empresas extranjeras puede ser difícil, por lo que obligar a Google a eliminar los anuncios pareció ser la alternativa más fácil.

En 2010, el FBI inició una investigación de Google, que con el fin de evitar un juicio aceptó pagar una multa que le impuso el Departamento de Justicia. Según Wall Street Journal, la multar sería de 500 millones de dólares. El acuerdo extrajudicial implica además que Google bloqueará definitivamente los anuncios.