Confirman tercer ciberataque específico

Las autoridades iraníes confirmaron el domingo 13 de noviembre que algunas de sus instalaciones atómicas han sido infectadas con el troyano Duqu.

Duqu fue detectado el mes pasado y, según numerosos expertos, tiene grandes similitudes con Stuxnet, el gusano que en 2010 desbarató las centrífugas utilizadas para el enriquecimiento de uranio.

El general de brigada Gholam Reza Jalali declaró a la agencia de noticias IRNA que todos los sistemas informáticos de las instalaciones atómicas del país están siendo controlados mediante aplicaciones creadas en Irán para combatir a Duqu.

Reza Jalali indicó que las autoridades están en una etapa inicial del proceso y que se desconoce el número de instalaciones afectadas por Duqu.

Según IRNA, es la tercera vez que el general, que está al mando de la ciber-defensa del país, confirma un ataque específico contra los sistemas informáticos del país.

En abril, Irán reveló que sus sistemas estaban siendo atacados por un malware que internamente denominan “Stars”. Según el general, Duqu es la tercera ola de malware que les afecta.

Al contrario que Stuxnet, Duqu no se propaga, por lo que escapa a la denominación de gusano informático. Asimismo, hasta ahora no se han detectado componentes que saboteen sistemas de control. Sin embargo, distintos expertos han confirmado que Duqu extrae información de los sistemas intervenidos.

Según Symantec, una de las empresas que en las últimas semanas han analizado la nueva amenaza, Duqu puede ser considerado el precursor de un nuevo ataque de tipo Stuxnet. El troyano está diseñado para recabar datos de inteligencia sobre sistemas industriales, y otorgar acceso y control remoto a sus creadores.

Israel y Estados Unidos han expresado grandes preocupaciones de que Irán esté próxima a obtener poderío nuclear. La noticia del ciber-sabotaje contra Irán surge mientras aumentan las advertencias de Israel de un ataque militar convencional contra ese país.

Según se ha constatado, Stuxnet sería un proyecto secreto entre Estados Unidos e Israel, para desbaratar el programa atómico de Irán.