Basada en WiFi

Steve Jobs tenía planes de eludir totalmente al sector de las telecomunicaciones, e incluso desplazarlo.

Steve Jobs deseaba tener un control total de la cadena de valor, según el empresario John Stanton, quien comenta que ambos desarrollaron planes concretos para materializar esta visión, hasta ahora desconocida, del fallecido fundador de Apple.

La realidad de los operadores móviles cambió sorpresivamente cuando Apple lanzó en 2007 su primer teléfono móvil. Una impresión generalizada actualmente es que el iPhone marcó el inicio de una nueva era, donde los operadores perdieron parte del control que anteriormente tenían sobre sus abonados y los servicios disponibles para éstos.

Sin embargo, la sorpresa pudo haber sido mayor; estas empresas pudieron haber sido totalmente desplazadas, convirtiéndose en un eslabón inncesario.

Tal habría sido la realidad en caso de materializarse los planes de Jobs para el sector móvil. En el período 2005-2007, el fallecido fundador de Apple elaboraba un meticuloso plan que diera a su empresa independencia total respecto de los operadores de telefonía móvil.

John Stanton, empresario dedicado al capital de riesgo y con especial experiencia en el mercado móvil, declaró a MacWorld: “Steve Jobs deseaba sustituir a los operadores. Hablamos en detalle sobre las posibilidades de crear un operador artificial utilizando la frecuencia de WiFi. Tal era su visión”.

Stanton ha sido fundador de varias empresas de telefonía móvil, incluyendo Voicestream, actualmente conocida como T-Mobile. También fue uno de los primeros inversores en Research in Motion (Blackberry), como asimismo en Danger, cuyos desarrolladores optaron finalmente por crear Android.

Según Stanton, el plan de Steve Jobs era asegurarse el control total de la cadena de valor. Jobs habría renunciado a sus planes en 2007, casi paralelamente al lanzamiento del primer iPhone.

De todas formas, y como quedaría comprobado, Apple transformó la relación de fuerzas en el sector telefónico. Con su nueva plataforma, el flujo de ingresos generados por las emergentes tiendas de aplicaciones y proveedores de contenido, tiene actualmente por destino a los gigantes de internet y proveedores y no a quienes proporcionan la infraestructura móvil.

“Si yo fuera operador estaría preocupado por el dramático cambio de poder que se ha producido”, declaró Stanton en una conferencia realizada esta semana, según MacWorld.

Anuncios