Aunque no precisa contra quién

Ex subdirector de la Agencia Nacional de Seguridad confirma que Estados Unidos ha utilizado ciberarmas contra sus enemigos.

En una entrevista con la agencia Reuters, John Michael McConnell es consultado directamente si EEUU ha utilizado su capacidad de realizar ciberataques, ante lo que éste responde afirmativamente. Luego se le pregunta si el ataque tuvo el efecto deseado, ante lo que McConnell también responde “Sí”.

Mc Connell, ex vicealmirante de la marina estadounidense y actual vicepresidente de la empresa de consultoría Booz Allen Hamilton, no profundizó sus declaraciones, limitándose a señalar que el mayor interés del gobierno es proteger las infraestructuras críticas del país, como asimismo el sector financiero, red eléctrica y transportes, contra ciberataques, evitando además el robo de bienes inmateriales mediante ciberespionaje.

Consultado si Estados Unidos tiene la capacidad de atacar, paralizar y destruir, McConnell también responde afirmativamente.

Aunque actualmente NSA está facultada para operar fuera de las fronteras de Estados Unidos, McConnell considera necesario instaurar una normativa que extienda aún más las facultades de la organización. “Hasta que tengamos un colapso bancario, o que la electricidad desaparezca en medio de una tormenta de nieve durante ocho semanas, o algo parecido, seguiremos hablando sobre el tema, sin que nada ocurra”, comenta McConnell.

En Estados Unidos ya ha sido aprobada una ley que permite a los organismos gubernamentales de seguridad intercambiar información sobre ciberamenazas con empresas privadas. Según observadores, esto generará un endurecimiento de la vigilancia de los ciudadanos.

McConnell dice sentir preocupación debido a que cuando NSA detecta una ciberamenaza contra una empresa estadounidense sólo puede “escribir un informe”. A su juicio, es necesario tener leyes que le permitan intervenir directamente.

McConnell termina señalando que Estados Unidos, Gran Bretaña y Rusia destacan en el ámbito del ciberespionaje. No menciona a China, a pesar que el gobierno estadounidense ha aplicado medidas concretas contra empresas chinas, debido a “preocupaciones del Gobierno de EEUU relacionadas con la seguridad nacional”.

Anuncios

Recupera primera posición

Estados Unidos sigue siendo un sitio seguro para los creadores de spam, según el Informe sobre el Spam de Diciembre, elaborado por McAfee.

Con la actual legislación antispam de Estados Unidos haciendo muy poco por frustrar la actividad de los spammers y con los escasos efectos de la caída de McColo, McAfee concluye que Estados Unidos recupera la primera posición como fuente de spam. Otras razones son el bajo coste, el alojamiento fiable y el registro de dominios anónimos.

El “Informe sobre el Spam de Diciembre” elaborado por McAfee revela que:

– El spam “Twitter Job”, aparecido hace unos meses, está en auge. Es un timo que intenta reclutar gente para crear cuentas en Twitter y enviar correo no deseado a sus usuarios a cambio de dinero.

– El malware navideño está enfocado en torno a la recesión económica, anunciando la venta de falsos artículos de lujo a través de correos electrónicos.

– Un año después del efecto de McColo, el spam ha aumentado más allá de los niveles existentes antes de la caída de McColo.

– El 1 de Enero de 2010 se cumple el sexto aniversario de la celebración de la ley “CAN-SPAM Act” de 2003, pero el spam ha alcanzado niveles record en los seis años posteriores a la entrada en vigor de esta ley.

Fuente: McAfee.

Washington, 24 nov (EFE).- La primera cena de Estado del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su esposa, Michelle, ofrecida en honor del primer ministro indio, Manmohan Singh, contó con artistas de primera línea y un menú de lujo que incluyó gambas al curry verde.

Al comenzar la cena, Obama rindió homenaje en un brindis a los dos países y “el espíritu que sustentará” la “alianza, la amistad” entre ambos pueblos, mientras que Singh aseguró que el presidente estadounidense es “una inspiración para todos aquellos que valoran los principios de la democracia, la diversidad y la igualdad de oportunidades”.

Previamente, el presidente y la primera dama, ataviada con un vestido gris y chal a juego del diseñador indio Naeem Khan, habían recibido a Singh y su esposa, Gursharan Kaur -vestida con un sari típico de su país, negro con bordes rojos y dorados-, en la escalinata Norte de la Casa Blanca.

La primera dama acentuó el origen indio de su vestido con un juego de “churis”, pulseras brillantes típicas del subcontinente.

Un total de 339 personas estaban invitadas a esta cena, que marca la pauta de lo que va a ser la presidencia de Obama en lo que respecta a actos sociales.

Su predecesor, George W. Bush, era poco amigo de los eventos llenos de pompa y circunstancia y en sus ocho años de mandato apenas celebró seis cenas de Estado, ninguna de las cuales superó los 200 invitados.

Por contraste, el extrovertido Bill Clinton celebró 29 de estos agasajos a líderes internacionales, para los que invitaba a más de 700 personas en cada ocasión.

El “rey” de las cenas de Estado, sin embargo, fue Ronald Reagan, que celebró más de una treintena de ellas, llenas de “glamour” y que todavía se recuerdan, como la ofrecida en honor de los Príncipes de Gales y que vio a la princesa Diana bailar con John Travolta.

Debido al gran número de invitados en esta ocasión, la Casa Blanca se vio obligada a erigir una carpa en los jardines de la residencia presidencial, donde tuvo lugar la cena.

Los invitados estuvieron distribuidos en mesas de diez comensales, decoradas con manteles verde manzana y flores púrpura, amarillas y rosadas que buscaban evocar la imagen del pavo real, el animal símbolo de India.

Entre los invitados figuraron personalidades de todas las áreas del país. Algunos de ellos fueron elegidos por su ascendencia india, como el gobernador de Luisiana, el republicano Bobby Jindal, la escritora Jhumpa Lahiri, el premio Nobel de Economía Amartya Sen o el director de cine M Night Shyamalan.

Otros aportaron el “glamour”, como la presentadora de televisión Katie Couric o el magnate del cine Steven Spielberg.

Los comensales pudieron disfrutar de un menú diseñado especialmente para la ocasión y que fue elaborado no sólo por el equipo de cocineros de la Casa Blanca, dirigido por Cristeta Comerford, sino también por el “chef” invitado Marcus Samuelsson, de Nueva York.

El menú, que utilizó hierbas y verduras de la huerta de la Casa Blanca, puso el énfasis en las hortalizas en un guiño a Singh y su esposa, vegetarianos ambos, y combinó la inspiración en la cocina india con unas raíces estadounidenses.

Entre los primeros platos figuraron una ensalada de patata y berenjena, así como rúcola aliñada con una vinagreta de semillas de cebolla.

A continuación se sirvió una sopa de lentejas rojas con queso fresco, seguida del plato principal, unas gambas al curry verde y salsifí caramelizado con berza ahumada y arroz basmati al aroma de coco.

La alternativa vegetariana para las gambas fueron croquetas de patata asada con salsa chutney de tomate, acompañadas de quimbombó y garbanzos.

El postre rindió un homenaje claro a las tradiciones culinarias estadounidenses y combinó un pastel de calabaza -casi obligatorio en los hogares de EE.UU. durante la festividad del Día de Acción de Gracias, que se celebra este jueves- con una tarta Tatin de pera, acompañadas de nata montada y salsa de caramelo.

Tras los postres, los invitados pudieron disfrutar de las actuaciones de artistas de postín, como la cantante Jennifer Hudson o el compositor A.R. Rahman, autor de la banda sonora de la película “Slumdog Millionaire”, por la que ganó un premio Óscar.

El cantante de jazz Kurt Elling, junto a la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por Marvin Hamlisch, y las danzas indias del conjunto Bay Area Empire Bhangra completaron la velada.

Fuente: Yahoo Noticias